NUESTRA HISTORIA

Para hablar de nuestra historia, es preciso hablar de  indviduos; individuos independientes que han compartido un tiempo particular. Nos agrada pensarnos  como un ecosistema. Una diversidad. Nuestra historia nos ha llevado por diversos caminos, hemos adoptado la sucesión como acontecimiento permanente. De manera natural y orgánica hemos cambiado, y modificado nuestras bases, nuestra pulsión se origina en el acto mismo de compartir. Compartir con el otro: ahí reside nuestro potencial. Ciriatto desde sus origenes es una plataforma de creación. Ciriatto como plataforma ha permitido que diversos individuos desarrollen, conozcan y exploren sus potencialidades y capacidades. Ciriatto una diversidad cambiante: una plataforma viva!

 

La distancia nos permite nombrarnos, hacemos memoria y con ello historia; las siguientes palabras intentan remitir a las etapas de nuestro maravilloso y volatil proceso. Toda historia tiene su origen, y la nuestra también:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La tarea de entrenar todos días, la tarea de dominar la técnica:   Es verano del año 2006 en Pachuca, México. Tras un ímpetu vertiginoso emerge Ciriatto. Un grupo fundado e ideado  por los artistas escénicos Christian Vela y Daniel Montiel. Surge como una  necesidad creativa por contar con un espacio nomada  que permitiera desarrollar y experimentar artísticamente desde la escena circense.

 

En ecología se le llama sucesión primaria a la evolución de un ecosistema que arranca en un terreno desnudo, exento de vida, es decir, es aquella que se desarrolla en una zona carente de comunidad preexistente. Ciriatto emerge para dar inicio a una comunidad y lleva consigo un as bajo la manga: el circo. Ciriatto surge como un biotopo virgen. Surge como el primer grupo en el estado de Hidalgo en realizar de manera continua y estable actividades de circo desde la optica contemporánea.

 

Sin saberlo estabamos construyendo historia. Ciriatto es pionero en el desarrollo del arte circense, semillero de la futura ola circense que comenzaría a desarrollarse en los subsecuentes años en el estado de Hidalgo, México.

 

Se origina un ecosistema. Y poco a poco el circo se comienza a amplificar. una iniciativa que es acompañada, motivada y nutrida por otras voces y cuerpos diversos. cuerpos que se entretejen y se enraizan en la idea de troupe.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El circo comunmente es asociado a la socialización, sin embargo es dominado por la idea de exclusividad. El arte circense no pertenece a unos pocos, el circo tiene cabida para todos. Está lógica fue haciendose presente a medida que ibamos caminando. Ciriatto se coloco como un colectivo abierto. En él se dieron cita las personas que se sentían atraídas por este arte. De esta forma comenzo la etapa de mayor complejidad en nuestro trayecto: una etapa gradual y en constante movimiento.

 

Ciriatto es circo sin  carpa. Nos movilizamos a los lugares donde era posible colgar una cuerda. Las estructuras de la ciudad nos hicieron crear espacio y comunidad. El circo en la ciudad, despojado de carpa. El circo abierto, visible para el transeunte, contemplativo para el paseante y deslumbrante para los curiosos. Ciriatto comienza a entrenar en el espacio público, genera un espacio temporal en arquitecturas tradicionales, creando zonas autónomas de creación.

 

Al hacer nuestro el espacio público nos visibilizamos. Ciriatto entrenaba en la calle y esto le resultaba interesante a aquellos cuerpos curiosos que observaban, así de una manera orgánica y natural comenzamos a entrenar con personas de diversos contextos: desde jóvenes estudiantes de bachillerato, pasando por madres solteras,

estudiantes universitarios, empleados, aficionados a los deportes extremos, hasta profesionales de diversas disciplinas con compromiso e interes para crear y aprender circo.

 

Ciriatto de ser una iniciativa que proviene de artistas de teatro, comenzará a ser adoptado como espacio de encuentro. Comienza la etapa de mayor movimiento. Cuerpos entrenado. Cuerpos cambiando. Cuerpos dialogando. Cuerpos componiendo para la escena. Cuerpos diversos, provenientes de diversos contextos. Una comunidad en constante movimeiento.

 

Nuestro trabajo en esta etapa oscilaba entre la creación de espectáculos para públicos especificos y el instaurar espacios de investigación-creación en aparatos áreos a través de talleres, laboratorios y entrenamientos constantes, así como actividades dirigidas a poblaciones vulnerables o con riesgo de exclusión social.

 

Ciriatto desarrolla una filosofía: emprende el vuelo, una frase que buscaba detonar la idea de avanzar, de generar  y desplegar el circo hacia todos los rincones. En este contexto trazabamos nuestros intereses en la cartografía del arte contemporáneo. Nos autodefiniamos como circo aéreo, un colectivo tanto de artistas como profesionales provenientes de diversas disciplinas. En esta etapa nuestro trabajo artístico estaba mayormente destinado a crear zonas creativas temporales en el campo expandido y liminal de las  artes.

 

El tour marco un parteagüas para Ciriatto, este proyecto genero el contacto con diversos espacios públicos y la idea de compañía, de troupe volvío a  ser necesaria. Ciriatto entro en una etapa de producción constante. Creando no sólo el Tour de demostraciones circenses en espacios públicos, sino diversas piezas para foros cerrados y especificos.

 

Después de está ola de producción vendría la apertura de Icono Artes Libres: la casa de Ciriatto, una iniciativa orientada a la generación de proyectos artísticos que vinculen a la comunidad con las artes, de esta forma  Icono se concebía como un espacio propulsor de proyectos dinámicos que parten de la experimentación estética para investigar y detonar nuevos modelos de creación artística. El espacio físico se encontraba en la colonia Morelos, en el centro de la ciudad de Pachuca, México.

 

Ciriatto emprende el transito a la autogestón de un espacio físico. Lo que significo numeros cambios en la organización del colectivo. Compartir con el otro y emprender el vuelo seguían siendo nuestros motores de acción. De ser un espacio de circo se expandia para dar cabida a propuestas sociales y artísticas diversas.

 

 

Ciriatto creo un colectivo, creo y fundo una comunidad y está ha sido propulsora de las iniciativas actuales en el contexto local. Ciriatto es colectividad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La memoria, nuestra memoria guarda  las impresiones de un pasado vivo, en movimiento, y es que nuestro pasado da cuenta de un cúmulo de experiencias que han marcado, desviado y expandido nuestra historia. Hacer memoria tiene sentido para reconstruirnos, repensarnos y nombrarnos. Hoy lo sabemos: Ciriatto nació  como una plataforma. Una plataforma viva

 

Nos agrada pensarnos como una plataforma, hoy los que nutren Ciriatto somos personas especializadas, mejor adaptadas y con mayor organización, de esta forma establecemos un equilibrio dinámico en la creación artística actual.

 

Ciriatto no tiene apellidos. Ciriatto es.  Ciriatto actualmente es nutrido y movilizado por las aportaciones creativas de Charly Castellanos y Daniel Montiel.

 

Montiel&Castellanos, un dueto que direcciona los proyectos de la Plataforma Ciriatto.

 

Hoy el trabajo artístico de Ciriatto oscila entre la danza de sala, el teatro con poblaciones vulnerables, recorridos circenses hasta variadas instalaciones coreográficas. Ciriatto une puntos para crear piezas que se desplazan en terrenos diversos. Acudimos al escenario, ocupamos y reocupamos los espacios comunes (la calle, la plaza, el auto, la habitación). Nuestros dispositivos no estan acotados por margenes, sino que se articulan y diversifican en relación a la población y contexto con el que trabajamos para cada proyecto en particular.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Troupe / etapa inicial

Collective / etapa intermedia

Ciriatto / etapa actual